Inicio Electrónica Ocio y tiempo libre Review: Parrot Swing, mini drone cuadricóptero que se convierte en avión

Review: Parrot Swing, mini drone cuadricóptero que se convierte en avión

0

Si no hace mucho analizamos el mini drone Parrot Mambo, hoy le toca el turno a su compañero, el Parrot Swing, un mini drone algo peculiar que destaca por su formato quad y la posibilidad de cambiar de forma en pleno vuelo para ganar mayor velocidad.

Siendo un concepto, en principio, tan interesante, vamos a verlo con mayor profundidad en la review.

Unboxing y accesorios

El Parrot Swing llega con una caja de cartón rrectangularde gran tamaño en cuyo frontal podemos ver una ilustración del producto en la que destaca el modo “dual flight” y la inclusión de un mando de gran precisión.

Una vez abierta la caja nos encontramos con otras dos cajas. La más pequeña incluye el mando Parrot Flypad, que nos permite controlar todos los mini drones Parrot que funcionan mediante Bluetooth.

En la más grande, y por puro descarte, resulta lógico que podamos encontrarnos con el drone Swing. Dicha caja también incluye los manuales de instrucciones, la batería, el cable de carga USB, el cargador de baterías y hélices de recambio. Todo lo que necesitamos para su correcto funcionamiento, en resumen.

Parrot Swing

El cuerpo del Parrot Swing está fabricado en plástico y mantiene un diseño negro y blanco bastante similar a lo de los otros mini drones que tiene en catálogo.

En su parte frontal vemos dos LEDs que simulan ser los ojos del drone y nos sirven para ver su posición delantera cuando lo volamos, así como para ver si ha sido conectado correctamente.

En su parte trasera vemos la ranura para la batería, la cual la podemos introducir a presión y queda situada de forma totalmente homogénea con el drone.

También podemos ver en la parte trasera el conector micro USB para cargar la batería introducida en el drone, así como la cámara de 0,3 MP incluida.

Las alas, por su parte, están fabricadas en EPO, con la estructura de las mismas de polipropileno y los refuerzos de las barras de carbono.

Las hélices están fabricadas en plástico y no dan impresión de ser muy resistentes, por lo que ante algún golpe fuerte podríamos dañarlas, si bien es algo que, por fortuna, no hemos comprobado personalmente.

Pruebas y experiencia de uso

El Parrot Swing es un drone relativamente sencillo de pilotar, que gracias a sus sensores de estabilización IMU (acelerómetro de 3 ejes y giroscopio de 3 ejes), se mantiene de forma totalmente estable siempre que no estemos en un lugar en el que el viento sea fuerte.

El control lo podemos llevar tanto con la aplicación para smartphones Freeflight como con el mando incluido FlyPad, que es una opción más profesional y en principio, cómoda, si bien no podemos ponerle pega alguna a su control desde el smartphone.

Como el mando tiene soporte para el smartphone, lo podemos colocar en dicho espacio para pilotar con el mando y ver otros datos desde la pantalla del smartphone, como es el caso del porcentaje de batería restante.

Pasando al drone en sí, para que alce el vuelo lo tenemos que situar en posición vertical, tras lo cual podremos alzar el vuelo.

Una vez que hayamos superado los 4 metros podremos volarlo con su modo avión, en el cual se inclina hacia adelante para volar de forma prácticamente horizontal, siendo este momento en el que puede alcanzar mayor velocidad.

Debido a su particular diseño, con este drone no podemos realizar acrobacias, únicamente giros laterales. Es el precio a pagar por su principal característica, que es el volar como si de una avioneta se tratara.

Incluye una cámara, la cual posee un sensor de 0,3 megapíxeles, por lo que la calidad fotográfica es bastante mala y resulta más anecdótica que otra cosa.

Finalizando con la batería, tenemos una autonomía de aproximadamente 7 minutos. La carga de la misma se realiza en 30 minutos con un cargador de 2,1 A, por lo que conviene tener más de una batería si queremos darle un uso prolongado.

Conclusión

El Parrot Swing es un drone bastante peculiar, que nos permite volar en formato avión, pero manteniendo la facilidad de un cuadricóptero, aunque por ello también hay que sacrificar algunas características, como las acrobacias.

Que sea una compra acertada o no depende de lo que estés buscando: si buscas un drone y te encantaría poder volarlo como un avión, el Swing es para ti; si esta característica te da igual y buscas algo tradicional, en el mercado de mini drones hay opciones mejores, como el Parrot Mambo, de la misma compañía.

Parrot Swing

Parrot Swing
7.5

Características

8.0/10

Materiales/Construcción

6.5/10

Precio

8.0/10

Lo mejor

  • Capacidad de vuelo en dos modos.
  • Facilidad de vuelo.
  • Estabilizador que cumple su función.
  • Parrot Flypad incluido.

Lo peor

  • Diseño algo frágil.
  • Corta autonomía.
  • Cámara de muy poca calidad.
Cargue Artículos Más Relacionados