Inicio Reviews Análisis de Castlevania II: Simon’s Quest para NES

Análisis de Castlevania II: Simon’s Quest para NES

0

Hoy vamos a analizar una de las mayores joyas que la saga Castlevania ha dado al sector de los videojuegos: Castlevania II: Simon’s Quest.

El juego comienza contándonos la historia de cómo Simon debe recomponer las piezas de Drácula, para posteriormente matarle (?). Durante el juego acompañaremos a Simon (que en la portada es rubio y en el juego moreno) en esta misión. Aunque para conocer esto tendrás que empezar el juego y avanzar bastante, hasta que seas capaz de deducir cual es tu cometido en el juego.

castlevania 2

¿Por qué digo esto? Porque el comienzo del juego se basa en caer mágicamente en una ciudad llena de gente y dedicarte a preguntar como un idiota qué tienes que hacer, mientras que lo único que recibes es tu fiel látigo y respuestas inútiles por parte de los vecinos.

Eventualmente, te encontrarás con un castillo mientras te entretienes matando enemigos (de los que luego hablaré con más calma) y entrarás en él. Confuso y desorientado, comenzarás a escalar, a saltar plataformas, y a comportarte como un verdadero macho men con látigo y pelazo, hasta que llegues al final y encuentres un orbe brillante.

castlevania ii

“Esto tiene que ser importante” pensarás, y sí, tienes razón, lo es y mucho, es una de las piezas del cuerpo de Drácula, que como he dicho antes, tienes que recomponer. No vas a poder interactuar con él, te frustrarás y pensarás que tienes que volver más tarde. No, simplemente tienes que encontrar a un señor encapuchado que pulula por el castillo, y comprarle una estaca de madera. Con ella en tu poder, ya podrás destrozar el orbe y conseguir tu primera pieza de Drácula.

En cuanto al gameplay, bueno, qué os voy a contar que no sepáis, es un Castlevania. Simon puede saltar, atacar con el látigo, agacharse, e incluso, conforme avancemos en el juego, cubrirnos con un escudo y lanzar a diestro y siniestro botellas de agua bendita. El control está muy bien ajustado y es una gozada azotar a todo lo que se mueve con precisión. También tiene sus fallos, como la forma de utilizar los objetos equipados, que no es especialmente cómoda al principio, pero es fácil de aprender, y es un fallo que se puede perdonar por la limitación de botones del mando de NES.

castlevania simons quest

Los enemigos al inicio serán pan comido, pero se irán complicando más y más, y muchas veces una retirada a tiempo será una victoria. Durante el transcurso del juego la noche y el día se alternarán, y cada vez que eso pase aparecerá un mensaje anunciándolo. Un mensaje que no puedes saltar de ninguna manera y que será como pausar el juego durante 10 segundos y volverlo a reanudar. Yo lo utilizo para mesarme la barba y dar un vigoroso trago a mi bebida favorita. Vosotros hacedlo como queráis.

De noche los enemigos duplican su fuerza y su resistencia, las tiendas de las ciudades cierran, y las propias ciudades se infestan de zombis. Y la gente durmiendo tan feliz, por la mañana se levantan y cuando te ven aún son capaces de preguntarte sandeces y ofrecerte ser su compañero de cama. Alucinante.

simons quest

Gráficamente el juego es sobresaliente, los sprites son geniales y detallados, la animación es soberbia, los escenarios más de lo mismo…vamos, en definitiva, y como toda la saga, es uno de los juegos que sacan jugo al potencial de la joyita de los 8-bit, y 22 años después de su lanzamiento, yo me descubro ante sus diseñadores.

El único pero que quizás se lo podría ofrecer en este apartado es que los enemigos pecan de genéricos, que es una palabra que últimamente está de moda en la prensa videojueguil. Hace 20 años eso no importaba mucho, pero en la actualidad, luchar contra zombis, hombres-lobo, esqueletos y murciélagos no sorprende en absoluto, pero al menos no luchamos contra una especie de Elvis o algo así.

castlevania 2 nes

Bueno, y el diseño de Dracula, que directamente no es un vampiro, sino la Parca en persona. Tengo la teoría de que es la misma que la del Dragon’s Lair, pero no ha sido confirmado hasta la fecha.

Y por último, pero no menos importante, el apartado sonoro. Sublime, espectacular, fantástico. Me quedo corto con adjetivos para describir lo buenas que son las melodías que adornan esta aventura. Desde Bloody Tears hasta la épica melodía de la batalla final con Dracula, todas las piezas son sobresalientes, y dignas de ser escuchadas.

En cuanto a los efectos de sonido, pese a ser los mismos que en el primer Castlevania (y el tercero) no desmerecen en absoluto a la música y guardan ese toque clásico que tanto nos gusta a los amantes del sonido 8-bit.

Botellas, latigazos, gritos de animales, las (frecuentes) caídas al agua, todo conjuga perfectamente con el resto de apartados anteriormente nombrados y os harán disfrutar del sufrimiento que es completar Castlevania II: Simon’s Quest.

Conclusión:

No sé cómo fue la campaña publicitaria cuando lo lanzaron, pero si yo tuviera que ponerle un eslogan al juego diría:

Castlevania II: Simon’s Quest:

Sólo apto para valientes

Lo mejor

-Castlevania en su máxima expresión.

-Gráficamente sobresaliente (para la época).

-Banda sonora sublime.

Lo peor

-La forma de utilizar los objetos equipados no es especialmente cómoda al principio.

Nota final: 9

*Análisis publicado originalmente en Gamearth y reproducido aquí con el consentimiento expreso de sus autores.

Cargue Artículos Más Relacionados