Inicio Reviews Análisis: Danganronpa: Trigger Happy Havoc

Análisis: Danganronpa: Trigger Happy Havoc

2

El género de las novelas visuales está viviendo un buen momento fuera de Japón, algo que queda patente con la calidad de títulos como Virtue’s Last Reward o el juego que vamos a analizar hoy: Danganronpa: Trigger Happy Havoc para PlayStation Vita.

Danganronpa: Trigger Happy Havoc es un remake de la primera entrega de la saga Danganronpa, la cual vio la luz en PSP en el año 2010. Como detalle añadido, ya ha sido confirmado que NISA traerá a Europa a finales de este mismo año la segunda parte de la saga, Danganronpa 2: Goodbye Despair.

[toc]

¿El alumno más afortunado? ¿O el más desafortunado?

En Danganronpa encarnamos a Makoto Naegi, un joven estudiante que se aleja del prototipo de héroe de la mayoría de juegos, pues en esta ocasión se trata de un joven estudiante que para desgracia suya no ha sido capaz de destacar en nada en toda su vida.

No obstante, todo cambiará el día que reciba una invitación para entrar a la Hope’s Beak, la academia más prestigiosa del país, en la que sólo asiste la élite de la élite y en la cual todo alumno que sale de la misma tiene garantizado un un futuro maravilloso.

Makoto
Makoto Naegi, un chico cualquiera.

Los alumnos que asistirán a la Hope’s Beak destacan por encima de cualquier otro en sus disciplinas, desde ser el mejor creador de cómics, a la mejor nadadora, la mejor luchadora de artes marciales, la mayor estrella del béisbol o el mejor programador, entre otros.

Y seguramente muchos os preguntaréis como alguien tan normal como Makoto puede haberse ganado el derecho a asistir a esta academia. Pues bien, es simple: le toca por sorteo, lo que le otorga la cualidad de ser el alumno con más suerte.

Emocionado pero con cierto recelo a codearse con la élite de la élite, nuestro joven protagonista asiste a la ceremonia de apertura de Hope’s Beak, pero extrañamente no encuentra a nadie más allí, y lo peor de todo es que en ese mismo instante algo lo ocurre y causa que se desmaye, tras lo cual se despertará dentro de una clase en la cual no hay nadie más, y para colmo, las ventanas están selladas con enormes placas metálicas.

clase
Aquí es donde despierta nuestro protagonista.

Tras esto, Makoto decidirá volver a la entrada de la academia, pero en ese mismo momento encontrará a sus 14 compañeros de promoción y descubrirá que absolutamente todas las salidas de la academia están selladas, incluso la puerta principal, que además está protegida por dos metralletas enormes.

Tras presentarse los 15 estudiantes (incluyendo Makoto), el director les indicará por megafonía que asistan al gimnasio, y será ahí cuando comience la pesadilla. En el gimnasio aparece Monokuma, una especie de oso de peluche tan gracioso como despreciable, formado por dos mitades de color blanco y negro, quien comunica a los estudiantes que se van a quedar encerrados en la academia para toda la vida. Esto es algo que se tomarán a broma, pero acabarán descubriendo que de broma no tiene nada.

“Get ready to greet another beeeyutiful day!”

“Afortunadamente”, existe una forma de escapar, que no es otra que matar a uno de los compañeros y no ser descubierto. De conseguirlo, el asesino será liberado y el resto serán ejecutados, mientras que sí el asesino es descubierto será él el ejecutado, pero el resto deberá de continuar en Hope’s Peak.

monokuma
Monokuma en estado puro.

Y será aquí cuando comience la vida diaria en Danganronpa, en la cual lucharemos por seguir vivos y algún día encontrar una posible vía de escape. La historia es uno de los mejores puntos del juego, pues es capaz de mantenerte pegado a la panta de tu portátil durante horas y horas con tal de saber el devenir de los alumnos de esta macabra academia.

Como no podía ser de otra forma, numerosos asesinatos se sucederán, y es ahí donde entra la jugabilidad en sí, pues deberemos de inspeccionar la escena del crimen y desplazarnos por toda la academia en busca de las pistas que nos puedan llevar a solucionar el caso.

Trigger Happy Havoc
Y esto es lo que pasa cuando intentas atacar a Monokuma. En Danganronpa la sangre es rosa, por cierto.

En esta parte de la jugabilidad, es un juego bastante similar a una visual novel tradicional, pues nos desplazamos por los diversos escenarios e interaccionamos con los objetos y personas que los habitan. Al contrario que otros juegos similares, el control no se limita a ser táctil, sino que también se puede controlar con los botones, y a mi modo de verlo, de esta forma resulta mucho más cómodo desenvolvernos por el juego.

Una vez hayamos recopilado todas las pistas necesarias, comenzará el juicio, donde Makoto y el resto deberán de tratar de desenmascarar al culpable, pues como ya he dicho, su vida depende del éxito del juicio.

Cabe destacar que los textos están íntegramente en inglés, y se trata de un nivel de inglés medio, lo que unido al tipo del juego del que se trata y a la gran cantidad de texto que posee, puede dificultar un poco el que lo jueguen aquellos con menos conocimientos del idioma de Shakespeare.

danganronpa despair
La desesperación forma parte de nuestro día a día.

En cuanto a los juicios, hay tres tipos de pruebas que superar. En una debemos de ver los argumentos que emplean los otros estudiantes para debatir el caso, los cuales aparecen como texto en la pantalla. Nosotros tenemos nuestras “balas”, que no son otra cosa que las pruebas recogidas previamente. En este caso, deberemos de golpear con nuestras balas a las frases que muestren inconsistencias o datos falsos, aunque no es tan simple como eso, pues las palabras están en movimiento y también habrá otros textos dificultando el acierto.

El segundo tipo de prueba nos obligará a escoger las letras correctas para formar una secuencia que nos dará una pista crucial para el desarrollo del juicio. La tercera prueba nos llevará a “romper” los argumentos de otro estudiante, algo que debemos de hacer pulsando el botón en el momento justo en un divertido minijuego rítmico.

Tenemos un número de corazones que marca nuestro devenir en el juicio, pues con cada fallo descenderá el número, y si llega a cero, perderemos el juicio. Afortunadamente, podemos retomarlo en cualquier momento.

juicio
De nuestro éxito en los juicios dependerá el vivir o ser ejecutado.

Fuera de los juicios y cuando no hay ninguna catástrofe de por medio, podemos disfrutar de nuestro tiempo libre, el cual vendría a ser una versión simplificada de los Social Links de la saga Persona. Podemos dedicar este tiempo libre a charlar con nuestros compañeros, y dependiendo de nuestras respuestas conseguiremos mejorar la relación con los mismos. Al ir mejorando estas relaciones también conseguiremos bonificaciones que podremos equipar antes de los juicios.

También podemos mejorar nuestra relación con ellos si les entregamos los regalos adecuados, los cuales los podemos conseguir en una máquina de la academia a cambio de monedas. Estas monedas tienen la forma de la cara de Monokuma y las podemos encontrar investigando por la academia. Al acabar cada juicio también obtendremos cierto número de ellas dependiendo como de bien lo hayamos hecho.

Los objetos son de lo más variopinto.
Los objetos son de lo más variopinto.

Al pasar tiempo libre con los personajes y con el desarrollo de la historia los iremos conociendo mejor. En los personajes reside también uno de los mayores atractivos de Danganronpa, pues todos tienen una personalidad muy marcada y bastante exagerada, lo que hace que tengan un encanto especial muy difícil de explicar con palabras.

En sí, se trata de un juego totalmente lineal, pues salvo un final falso, no hay ninguna ruta ni decisión que afecte al devenir del juego, algo que no es necesariamente malo si tenemos en cuenta lo bien que está llevado en todo momento. En cuanto a duración, promedia unas 20-30 horas para finalizar la historia, algo más si nos obcecamos en conseguir todos los objetos y demás.

2014-05-03-171325
Un guiño a Dragon Ball.

Apartado técnico

Pasando al apartado técnico, se trata de un juego bastante atractivo, con una mezcla de escenarios 2D y 3D con personajes con un diseño manga bastante exagerado en el que cada personaje está perfectamente caracterizado. No es un juego que destaque por su capacidad gráfica, pues a pesar de que en la pantalla de Vita se ve fantástico, es un juego que originalmente fue lanzado para PSP y la mejora desde aquella versión es muy reducida. No llega a aprovechar el hardware de Vita al máximo, aunque tampoco es que lo necesite para crear una experiencia de juego atractiva, por otra parte.

Danganronpa
Mezcla de escenarios 3D con personajes 2D.

El apartado sonoro muestra una banda sonora muy cuidada, con una buena variedad de temas que incluye desde música ambiental a música tecno y que va variando según la situación. El doblaje, por su parte, es realmente bueno, y lo mejor de todo es que disponemos tanto del doblaje en inglés como el original japonés, ambos de gran calidad. Eso sí, debido a la gran cantidad de texto de Danganronpa, no todos los diálogos están doblados.

Conclusión:

Danganronpa: Trigger Happy Havoc es un título diferente, innovador y atractivo que no deja indiferente a nadie. Aunque tiene algún que otro punto negativo (el idioma, principalmente), se trata de una de las novelas gráficas más interesantes de los últimos años, capaz de cautivar a cualquiera que le dé la oportunidad. Si tienes una PS Vita y no tienes problema con el inglés, te recomendamos ampliamente su compra.

Lo mejor:

-Historia misteriosa y fascinante que te mantendrá pegado a tu PS Vita durante cerca de 30 horas.

-Personajes muy carismáticos a los que acabas cogiendo cariño. Mención especial a su atractivo diseño.

-Mecánica de juego divertida y absorbente.

-Banda sonora de gran calidad, con doblaje disponible tanto en inglés como en japonés.

Lo peor:

-Textos íntegramente en inglés.

-El apartado gráfico podría ser mejor.

Nota: 8,5

Cargue Artículos Más Relacionados
  • Sephirot

    Muy buen analisis. Yo lo jugué en su dia y me gustó muchísimo, es como una mezcla entre Phoenix Wright, Zero Escape y Persona pero con una ambientación mas oscura 😀

    • Juan

      Muy buen resumen 😉