Inicio Reviews Análisis: Razer Deathstalker

Análisis: Razer Deathstalker

1

Volvemos a la carga con una review del Razer Deathstalker, un teclado gamer con teclas de membrana retro-iluminadas de tipo “chicle”, polling rate de 1000 Hz, grabación de macros On-The-Fly y otras características interesantes.

En la siguiente imagen podéis ver sus características técnicas:

caracteristicas tecnicas Razer Deathstalker

Y tras esta apreciación inicial, comenzamos con la review de Razer Deathstalker.

Embalaje y accesorios

Como todo producto de Razer, llega con una presentación muy cuidada, en una caja de cartón de color negro mate y textos verdes. Tanto en la parte trasera como en los laterales podemos apreciar un resumen con las características básicas de este teclado, al igual que la versión exacta del mismo, que en nuestro caso corresponde a la “Expert”.

Al abrir la caja nos encontraremos con otra caja de cartón, ésta mucho más simple que la anterior y en cuyo interior podremos encontrar el preciado Razer Deathstalker protegido con una fina bolsa de plástico blanca.

razer-deathstalker-caja

Acompañando al teclado, podemos encontrar una guía de uso y algunos folletos de Razer. Aparte de éstos, no encontramos ningún otro accesorio como tal en la caja.

Razer Deathstalker

El Razer Deathstalker es un teclado moderno de tamaño estándar y con un acabado negro mate muy elegante. Las teclas cuentan con retroiluminación de color verde de la que podemos personalizar su intensidad mediante el software Razer Synapse.

razer-deathstalker-teclado

No estamos ante las clásicas teclas mecánicas que suele utilizar Razer, pues en este caso se trata de teclas de membrana de tipo chicle que se asemejan mucho más al teclado de un portátil que a un teclado estándar.

En general el diseño es muy elegante y sobrio, pero el acabado mate también ocasiona que las huellas se queden marcadas muy fácilmente, aunque tan fácil como se marcan se pueden limpiar.

huellas-razer-deathstalker

Contamos con las clásicas teclas de funciones especiales en las teclas de función, las cuales pueden activarse mediante la tecla FN y permiten desde reducir el volumen hasta activar el modo anti-ghosting, entre otras características varias. Cómo no, tenemos los clásicos indicadores de mayúsculas activadas y demás.

marcadores-racer-deathstalker

En la zona inferior encontramos un reposamuñecas plano e integrado en el diseño (no se puede extraer) con un diseño más oscuro y un acabado rugoso en contraparte al plano mate del resto del teclado. Sin duda una buena decisión, ya que la textura es totalmente cómoda y cumple su función como reposamuñecas.

Si damos la vuelta al teclado nos encontraremos con las dos patillas que nos permiten situar el teclado a mayor altura. Únicamente tienen dos niveles: abiertas o cerradas, no habiendo un nivel medio entre ambas alturas. También podemos encontrar, por otro lado, tres pestañas antideslizantes para evitar movimientos indeseados del teclado durante nuestras partidas.

Por su parte, el cable no está mallado, aunque sí es sustancialmente más gordo de lo habitual, lo que ayuda a que la protección frente al deterioro externo sea la adecuada, así como dificulta un poco más la formación de nudos (no tanto como si estuviese mallado). El conector USB, tal y como es costumbre de Razer, está bañado en oro para lograr la máxima conectividad posible.

Pruebas y experiencia de uso

Si el Razer Deathstalker destaca por algo es por sus teclas de membrana de tipo chicle, algo que no resulta habitual en un mercado en el que la constante son los teclados mecánicos.

Estas teclas son de tamaño grande, poseen un tacto suave y una altura de tan solo 2mm. Esto último permite que las pulsaciones sean muy cortas, lo que significa que podemos realizar pulsaciones muy rápidas sin problema alguno, aunque por el contrario esto también puede ocasionar alguna que otra pulsación involuntaria.

razer-deathstalker

En la práctica, se ha mostrado como un teclado bastante agradable de utilizar en juegos que requieran de pulsaciones rápidas y sobre todo, muy silencioso, aunque también es cierto que las teclas tan finas y de tipo chicle no suelen gustar a todos, y efectivamente, sí que consideramos que ofrecen una mayor comodidad de uso las teclas mecánicas de otros teclados, como es el caso del Razer BlackWidow Ultimate.

Esto es más destacable si el uso que se le quiere dar no es únicamente gamer, pues no lo consideramos apto para un uso ofimático intensivo ni cualquier otro uso que requiera de escritura constante, más si cabe si tenemos en cuenta que está disponible únicamente con configuración británica o americana, por lo que carece de la tecla Ñ y según la configuración el orden de las teclas también varía.

Windows es capaz de cambiar la configuración a la de un tecladoespañol, de forma que podamos seguir escribiendo la Ñ y demás, pero en este caso no todas las teclas actuarán de forma acorde al carácter asignado, lo que no es precisamente muy cómodo.

Dejando las teclas de lado, nos encontramos con un reposamuñecas realmente cómodo, con un tacto agradable y que permite situarse de forma cómoda para utilizar el teclado. Esto, unido a que las teclas son finas y no requieren de mucha presión para su activación, lo convierten en un teclado bastante cómodo para utilizar durante horas sin que llegue a ocasionar más cansancio del debido.

Entrando ya en materia de software, tenemos como siempre al fantástico Razer Synapse, que permite personalizar la función de cada tecla de forma individual, modificar la iluminación (en intensidad, no en color), configurar macros y establecer modos de juego. Realmente, ofrece todo lo que cualquiera pueda esperar de un teclado de sus características y precio.

Conclusión:

El Razer Deathstalker es un teclado cómodo, con un diseño elegante y sencillo, sumado a unas teclas de membrana de estilo chicle muy silenciosas y aptas para pulsaciones rápidas. A todo ello añadir las grandes capacidades de personalización de las que le dota el software Razer Synapse.

No obstante, en la práctica es un teclado que puede no ser adecuado para todo el mundo, especialmente por las teclas de las que hace uso, que en nuestra opinión, no son las más adecuadas para gaming, como sí los son las teclas de otros teclados mecánicos, como el Razer Blackwidow Ultimate, que siendo de la misma compañía se posiciona como una mejor opción.

En general tiene sus más y sus menos, como hemos detallado en el análisis, por lo que su compra puede ser recomendada o no según estos patrones. En cualquier caso, sigue siendo una opción más que buena para cualquiera que busque un teclado gamer elegante y de calidad.

Razer Deathstalker

Razer Deathstalker
78.75

Ergonomía

8/10

    Características

    8/10

      Materiales/Construcción

      9/10

        Calidad/Precio

        7/10

          Lo mejor

          • Teclas retroiluminadas.
          • Grabación de macros On-The-Fly.

          Lo peor

          • Sus teclas no son las más adecuadas para gaming.
          • Precio elevado.
          Cargue Artículos Más Relacionados
          • AL

            Es el que uso yo y lo adoro.